Proyecto Pikes Peak: capítulo 7

La semana pasada vino a España Travis Newbold, el piloto estadounidense que pilotará la BOTT XR1R en Pikes Peak el próximo 25 de Junio.
El objetivo era que Travis conociera la moto y que rodara con ella para irla conociendo poco a poco.
Tal y como vimos en el capítulo anterior, nosotros ya habíamos probado la moto durante una tarde en el Kartódromo Lucas Guerrero con Sergio Fuertes como piloto. Sorprendentemente la primera prueba fue bien y no tuvimos ningún problema reseñable.

Travis aterrizó el martes por la mañana en Valencia y por la tarde fuimos con la XR1R por segunda vez al Kartódromo Lugas Guerrero a rodar. Aprovecho para dar las gracias por su hospitalidad a Fausto y a la organización de este circuito que ha sido nuestra pista de pruebas durante estos días.
También vino Sergio Fuertes. En general la primera toma de contacto del piloto americano con la moto fue positiva y Travis corroboró las impresiones que ya nos había dado Sergio: la moto es ágil y gira bien el curvas lentas. El motor tiene muchísimo par y empuja muy fuerte. Algo a mejorar era que la moto tendía a levantar la rueda delantera en las dos zonas de aceleración fuerte que tiene este circuito (las dos pequeñas rectas).


Wheelie!!

Wheelie!!

Wheelie!!

Wheelie!!

Wheelie!!

También aparecieron los primeros problemas, algo lógico en una moto nueva que sólo había rodado unas pocas horas. En esta prueba descubrimos que la batería no cargaba bien, y al volver a nuestra nave descubrimos también que las vibraciones habían roto una de las orejetas de anclaje del radiador de aceite, a pesar que está montado con silentblocks.

Los dos días siguientes estuvimos en la nave solucionando estos problemas y trabajando en la XR1R. Nos han faltado días para terminar la moto y hay mucho trabajo por hacer. Por suerte, además de piloto, Travis es un mecánico de motos muy competente. Ese es su trabajo diario en “Newbold’s motorbike workshop”, su taller de motos en Denver.

Después fuimos a Motorland, en Aragón, para rodar en el Karting durante el viernes y en circuito grande durante el sábado. En Aragón apareció un problema que extrañamente no tuvimos en los días anteriores.
Los cuerpos de inyección están anclados a las toberas que fabricamos en magnesio mediante unas piezas de goma y unas bridas metálicas, y uno de los cuerpos (en derecho, correpondiente al cilindro trasero) tendía a soltarse. Este problema comenzó el viernes y nos volvió bastante locos el sábado cuando rodamos en Motorland. En el circuito intentamos resolverlo de varias maneras pero ninguna dió resultado, así que realmente pudimos dar pocas vueltas últiles. Fue uno de esos días en los que la moto pasa más horas en el box que en la pista.


Wheelie!!

Wheelie!!

Wheelie!!

Wheelie!!

La parte positiva fue que en esas pocas vueltas Travis corroboró que la moto también tenía un buen comportamiento en curvas rápidas.
Aquella noche Travis voló de vuelta a Colorado y al día siguiente analizamos el problema y vimos que teníamos que modificar las piezas de magnesio para mejorar el anclaje de los cuerpos de inyección. Sin necesidad de arrancar la moto ya vimos que el anclaje de los cuerpos de inyección mejoró muchísimo. De todas formas para asegurarnos al día siguiente volvimos a probar en el Kartódromo Lugas Guerrero con Sergio Fuertes de nuevo a los mandos. La prueba fue realmente bien, sin ningún incidente reseñable.

Bueno, la verdad es que casi tuvimos incidente. 🙂
El día de la prueba llovió por la mañana y el circuito estaba sucio y con poco grip. Para esta moto, con un motor con tanto par, este circuito se queda pequeño, por lo que los neumáticos no llegaban a alcanzar una temperatura de trabajo óptima.
La prueba la planteamos como un test de consumo, la idea era dar vueltas hasta consumir la gasolina de los depósitos para comprobar que la moto superaba la distancia de carrera de Pikes Peak (20 km). Sergio estuvo dando vueltas, y cuando ya había superado la distancia de carrera, abriendo gas saliendo de una curva, la rueda trasera perdió agarre y la moto se cruzó. Nosotros estábamos apoyados en el muro y todo ocurrió justo delante de donde estábamos. En mi caso, fue una de esas cosas que ves como si fueran a cámara lenta: la moto cruzada, las piernas de Sergio por los aires, la moto que se sale de la pista y entra en la hierba, las partes nobles de Sergio que golpean el airbox.. menos mal que el circuito es plano, que no había más pilotos rodando y que finalmente Sergio controló la moto y volvió a entrar en la pista por otra parte del circuito. La caída estuvo muy cerca..
Con el piloto dolorido y con el susto en el cuerpo, ahí acabo la prueba. 🙂

Tanto la moto como nosotros ya estamos camino de Colorado, así que a partir de ahora seguiremos trabajando en la moto en el taller de Travis, y en breve tendremos los primeros tests en Pikes Peak.

Quiero aprovechar para dar las gracias a Bea y Gori de Racing 100 por su amabilidad y hospitalidad al acogernos en las tandas de Motorland.
También a Mario Rodrigo Martin y Albert Bleda por las fotos que ilustran este post.

Y por supuesto, como siempre, a nuestros patrocinadores: Kriega, Rotobox, CeraCarbon, Technical Composites, Continental Moto España, Global Racing Oil, Totimport, Derestricted, Husmee Studio Graphique, Sideburn Magazine, Motorbike Magazine, Newbold’s Motorbike Shop, Intelligent Design Solutions (IDS), Team BRS / BRS Suspension Works, Work & Wear.

¡Seguiremos informando desde Denver!